Vilamuseu : Hallados los bancales más antiguos de la fachada mediterránea, anteriores a la llegada de los romanos

May 12, 2013 por  
Guardado en *Destacado

Una investigación desarrollada por el equipo de Vilamuseu (Red de Museos y Monumentos de Villajoyosa) y la Universidad de Alicante, analiza la implantación romana en el territorio de la Vila y la evolución del paisaje agrícola.

Bancales íberos la cala seccion

Las investigaciones ya han dado sus primeros frutos, de extraordinaria importancia científica, al revisar excavaciones arqueológicas realizadas en la manzana 4 de la partida de la Cala en 1998 y 1999, entre otras. La revisión de los materiales de la Cala demuestra que los dos grandes márgenes de bancales paralelos que se hallaron se fechan en el tránsito entre los siglos IV-III a.C., dos siglos antes de la implantación romana.

Hasta el momento sólo se han hallado terrazas agrícolas de tal antigüedad en la edad del hierro tardía de Galicia (siglos II-I a. C.) y en las terrazas romanas excavadas en Las Cavenes (Salamanca) (siglos I y II d. C.), de lo que se deduce que los bancales de la Vila serían los más antiguos conocidos de la fachada mediterránea y posiblemente de toda la Península Ibérica.

La importancia de este estudio radica en que la revisión de otras excavaciones de la Vila nos da una secuencia completa, ya que los bancales excavados en 2004 en las los viales del Plan Parcial 25 (Puntes del Moro) se fechan en época romana republicana (s. II-I a. C.) y los del solar del IES 3 (partida de Plans) en 2008 son de época altoimperial (s. I d. C.), según el estudio.

Esta investigación se enmarca dentro del proyecto del Ministerio de Economía y Competitividad HAR2012-37003, Arqueología de la conquista e implantación romana en Hispania. Estrategias y modelos de control territorial en el este de la provincia Citerior (ss. II-I aC), dirigido por el profesor Dr. Ignasi Grau Mira; proyecto en el que Vilamuseu participa como Ente Promotor Observador (EPO), y en el que participa el director de Vilamuseu y profesor asociado de Arqueología de la Universidad de Alicante, el Dr. Antonio Espinosa
A raíz de esta investigación, el concejal de Patrimonio Histórico, Pepe Lloret, ha explicado: “Estos testimonios son tan escasos en el panorama arqueológico debido a la dificultad de detección de unas estructuras tan sencillas: apenas una pared de mampostería de piedras calizas con un relleno detrás. Es precisamente el material arqueológico que aparece asociado al muro de la terraza el que da la fecha de su construcción, y la datación de su abandono nos la proporcionan las capas que cubren los bancales cuando caen en desuso. La homogeneidad de los restos en todos los casos de la Vila no deja ninguna duda sobre la fiabilidad de las fechas propuestas”.
Por su parte, el director de Vilamuseu, Antonio Espinosa, ha aclarado que “la detección de los bancales de la Cala ya a finales de los años 90 fue posible gracias a que en Villajoyosa se hicieron en 1992 los primeros ensayos de un nuevo método de sondeos arqueológicos consistente en el empleo de retroexcavadora para rebajar estrechas bandas largas de terreno paralelas entre sí y perpendiculares a la pendiente de la parcela, hasta detectar restos arqueológicos (cuando se pasaba a la excavación manual) o hasta llegar al terreno cuaternario natural, arqueológicamente estéril. Ello permitió, desde entonces, descartar grandes áreas sin restos, ahorrar al promotor considerables esfuerzos en coste económico y en tiempo, y delimitar los yacimientos con extraordinaria exactitud”.
“Hasta entonces –ha agregado- se solían realizar pequeñas catas (cuadrículas) puntuales repartidas por el terreno, con lo que muchos yacimientos (como los bancales antiguos) no se llegaban nunca a reconocer y desaparecían al ejecutarse las obras previstas. Este método fue extendiéndose después a otras intervenciones en la arqueología valenciana y española, y actualmente es ampliamente utilizado. El 1999 este método se hallaba ya generalizado en las intervenciones que se realizaban en el término de la Vila, lo que permitió la localización de las dos terrazas de la Cala y posteriormente de todas las demás”.
El análisis de campos abancalados es de gran importancia para entender los orígenes del modo de vida de las gentes del Mediterráneo. Buena parte del paisaje rural del territorio valenciano se caracteriza por la existencia de bancales y terrazas de cultivo. Pese a ello, se desconoce prácticamente todo sobre el origen y desarrollo de estos campos construidos en vertical, tradicionalmente asociados a época medieval y sobre todo a la Edad Moderna, y que esta investigación ha detectado ya para la plena época ibérica, lo que supone una novedad científica de gran trascendencia en el ámbito mediterráneo.
Los resultados de esta investigación se publicarán próximamente en un estudio de conjunto que será el primer paso en otra serie de estudios dirigidos a la publicación científica de diferentes excavaciones de Villajoyosa.

Share

Comentarios

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta noticia. No permitiremos insultos ni palabras ofensivas . Gracias por colaborar.