Rugby : En el Estadio de Edgeley Park los británicos imponen su poderío con un 59-6

November 20, 2011 por  
Guardado en *Destacado

Dos horas antes del inicio del encuentro, los vileros desembarcaron en el estuario de los famosos tiburones de Sale, el Estadio de Edgeley Park, con capacidad para 11.000 almas poseídas por la pasión del rugby. El C.R La Vila seguía escribiendo otro capítulo de su historia pisando el césped de uno de los participantes de la Premiership. Y para la ocasión, la plantilla dirigida por Mark Hewitt estrenaba el nuevo equipaje oficial color fucsia, atrevido y diferente como la misma experiencia Amlin. Incluso algunos aficionados del club alicantino se desplazaron hasta las instalaciones para vivir en persona este duelo europeo marcado por lo predecible del resultado, pero no por ello exento de ilusión y emoción.

Y llegó el momento de la salida de los jugadores jonenses. Con cada zancada y pisada durante el trayecto hacia el centro del campo, desprendían un halo especial, mezcla de responsabilidad y orgullo por representar a su club en la tierra natal donde nació este deporte que tanto significa en sus vidas. A continuación hacían acto de presencia los locales británicos, arrancando el primer clamor másivo del estadio. La simbología del escualo quedaba patente a través de camisetas, banderas, sombreros con desafiantes aletas dorsales y una mascota incluida. El colegiado italiano Alan Falzone dirigió un encuentro donde los vileros supieron desarrollar un nivel óptimo y competitivo en los primeros 40 minutos, con momentos donde pusieron en más de un aprieto a los hombres entrenados por Tony Hanks, jugando en numerosas ocasiones a pocos metros de su línea de ensayo. El partido llegaba al descanso con un sorprendente 19-6, con dos golpes transformados por La Vila gracias al apertura Nicholas McCashin.

Pero la condición física y técnica de los británicos volvía a reestablecer el orden natural de las cosas, imponiendo su poderío hasta el final del partido, con trys como los conseguidos por el capitán Andy Powell y el Hat Trick de Leota, cerrando el luminoso con un 59-6, a priori abultado, pero para nada decepcionante para los alicantinos, vistas las evidentes diferencias de nivel entre las dos competiciones nacionales (Aviva Premiership y Liga Renfe División de Honor)

Tal vez lo sucedido este pasado viernes en el Edgeley Park nos recuerde al film de Renny Harlin llamado Deep Blue Sea, donde se relataba un lucha encarnizada entre unos científicos en un centro de investigación en medio del oceano frente a un grupo de agresivos tiburones, donde los hambrientos depredadores campaban a sus anchas. Esperemos que cuando visiten el profundo mar azul del Estadio de Rugby de Villajoyosa, la cacería les resulte más complicada.

Share

Comentarios

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta noticia. No permitiremos insultos ni palabras ofensivas . Gracias por colaborar.