La exposición sobre el pecio Bou Ferrer de Villajoyosa, la mayor nave romana en excavación arqueológica del Mediterráneo, incorpora uno de los lingotes de plomo con sellos imperiales

January 16, 2014 por  
Guardado en *Destacado

Villajoyosa es la primera de las ciudades que recorrerá la exposición, después de que se inaugurara en la Universidad de Alicante en noviembre.

Lingote de plomo en la exposición de la Universidad de Alicante

La exposición “El Pecio Bou Ferrer. Un Yacimiento Extraordinario”, que se puede visitar en el Club Náutico de Villajoyosa hasta el 26 de enero, ha incorporado entre sus objetos uno de los lingotes de plomo con sellos imperiales; el pecio vilero (la mayor nave romana en excavación en el Mediterráneo) transportaba algunos lingotes de plomo que ya se han recuperado en las excavaciones submarinas. Llevan unas contramarcas en el metal que indican que pertenecían personalmente al emperador de Roma, según ha informado la Concejalía de Patrimonio Histórico.

En concreto, la leyenda IMP(erator) GER(manicus) AVG(ustus), que significa este lingote es del Emperador Germánico Augusto, solo se puede referir a emperadores con triunfos en Germania, es decir, Calígula (en el poder entre 37 y 41 d. C.), Claudio (entre 41 y 54 d. C.), Nerón (entre 54 y 68 d. C.) o Domiciano (entre 81 y 96 d. C.). Ya que algunas piezas del pecio de Villajoyosa son posteriores a mediados del s. I, debe ser uno de los tres últimos, aunque por las piezas que hasta hoy se han encontrado en el pecio lo más probable es que los lingotes fueran propiedad personal del emperador Nerón.

La leyenda CCV del lingote que se expone desde hoy, martes 13 de enero, hasta la clausura de la exposición el día 26, se refiere a 205 libras romanas = 67 Kg. (su peso exacto).

El plomo (plumbum nigrum) tuvo usos muy varia¬dos por ser muy blando y fácil de trabajar y por su elevado peso: para ensamblar sillares o partes de columnas, para pesos de red de pesca, tuberías de agua, balas de honda, láminas para escribir frases religiosas o mágicas (como maldiciones) y otros usos que podemos ver vitrinas de la exposición. Las minas de Sierra Morena de las que procedía el cargamento de plomo del Bou Ferrer eran un monopolio del Emperador de Roma.

Esta exposición está organizada de manera conjunta por el Vicerrectorado de Cultura, Deportes y Política Lingüística de la Universidad de Alicante; la Dirección General de Cultura de la Conselleria d’Educació, Cultura i Esport de la Generalitat Valenciana; el Ayuntamiento de Villajoyosa, a través de Vilamuseu (Red de Museos y Monumentos Municipal de Villajoyosa), y el Club Náutico de la Vila. Esta exposición, que comenzó en la sala Sempere de la Universidad de Alicante el pasado mes de noviembre, está previsto que itinere por diferentes ciudades, y desde el principio todas las partes implicadas coincidieron en que la primera debía ser Villajoyosa, y el concreto el Club Náutico, dada la gran colaboración desinteresada de esta institución desde hace muchos años en el proyecto Bou Ferrer.

Un gran mercante
El barco hundido de Villajoyosa es la mayor nave romana en proceso de excavación del Mediterráneo y una de las mayores naves conocidas del Alto Imperio romano, con 27-30 m de eslora, 8 m de manga y 4 m de puntal. Transportaba entre 160 y 215 toneladas de ánforas llenas de salsas para pescado, además de un cargamento secundario de lingotes de plomo procedentes de las minas de Sierra Morena. Su hallazgo fue comunicado por Antoine Ferrer y José Bou, gerente y contramaestre del Club Náutico, en 1999 al Museo de Villajoyosa. La Generalitat Valenciana procedió inmediatamente a su protección para evitar el expolio. Este gran mercante transportaba unas 3.000 ánforas de la familia llamada «Dressel 7-11», fabricadas en el área de Cádiz.

El recorrido expositivo se dispone a través de paneles explicativos, vitrinas con una selección de las principales piezas halladas en las excavaciones del pecio, así como algunas piezas de los fondos de Vilamuseu que ayudan a comprender la época en la que se produjo el naufragio. Se acompañan de proyecciones audiovisuales y otros materiales divulgativos del Proyecto Bou Ferrer, un proyecto pionero emblemático de la investigación valenciana.

2000 años después de su naufragio, el mercante romano, ahora bautizado como Bou Ferrer, es el único yacimiento de mediados del s. I d.C. del que podremos conocer cómo era su arquitectura naval, cómo se construían y que proporciones tenían estos grandes mercantes del periodo, algo inédito en la actualidad

La exposición, diseñada y realizada por Vilamuseu y el Museo de la Universidad de Alicante (Servei de Cultura de la Fundación General de la Universidad de Alicante) expone la enorme importancia científica del yacimiento. En 2013 se ha puesto en marcha una experiencia piloto pionera en España, con visitas controladas de buceadores deportivos al pecio, con el fin de contribuir a la sensibilización de estos colectivos hacia el patrimonio sumergido y de explorar sus posibilidades dentro del llamado “turismo de experiencias”, crucial en las nuevas tendencias turísticas.

Share

Comentarios

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta noticia. No permitiremos insultos ni palabras ofensivas . Gracias por colaborar.