La CAM patrocinará la restauración de la capilla de Santa Marta, en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Villajoyosa

El Alcalde de La Vila Joiosa, Jaime Lloret, el Obispo de la Diócesis Orihuela-Alicante, Rafael Palmero, y el Presidente de Caja Mediterráneo, Modesto Crespo, han firmado un acuerdo por el que CAM patrocinará la restauración de la capilla de Santa Marta, en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, ubicada en pleno Casco Histórico de la localidad, y declarada Bien de Interés Cultural.

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, con su párroco como anfitrión, Juanjo Ortega Verano, acogió en la mañana de ayer (domingo, 19 de diciembre) la firma del acuerdo entre Ayuntamiento, Obispado y CAM, por el que la entidad bancaria dona la cantidad de 47.358 euros para la restauración de la capilla de Santa Marta, ubicada en la Iglesia y dedicada a la patrona de La Vila.

El Alcalde, Jaime Lloret, ha destacado la importancia de esta unión entre el consistorio y Caja del Mediterráneo y el Obispado ya que “se trata de una importantísima intervención en el patrimonio histórico y cultural más importante de los vileros, como es la capilla de nuestra patrona Santa Marta. Esta donación es aún más significativa porque esta capilla es uno de los lugares más queridos y más visitados por todos los vileros”.

El acto contó con la presencia del Alcalde vilero, Jaime Lloret, así como la concejala de Cultura, Loli Such, y otros miembros del Gobierno local; numerosos fieles y vecinos arroparon al Obispo de la Diócesis Orihuela-Alicante, Rafael Palmero; y el presidente de CAM, Modesto Crespo, estuvo acompañado por los directivos de la entidad como el Presidente Territorial, Armando Sala, el Director Territorial, Agustín Llorca, y consejeros locales, como Ginés Pérez y Andrés Planells.

La capilla de Santa Marta será restaurada por José Vicente Bonete y su intervención se va a basar en mantener todas las pinturas originales, limpiándolas y recuperando su aspecto original, tanto en las pinturas al fresco y en las telas pintadas como el altar mayor y las decoraciones de pan de oro y mármol de la capilla.

La capilla de Santa Marta

Esta capilla, inaugurada en 1740, se construyó para albergar la imagen en madera policromada de la patrona de la ciudad, obra de finales del s. XVI o comienzos del s. XVII, que originalmente se hallaba en una de las capillas laterales. Toda la decoración del interior de la capilla se renovó tras su destrucción en la Guerra Civil. Las pechinas de la cúpula se decoraron con pinturas que representan las figuras de los cuatro evangelistas con sus respectivos símbolos: San Juan y el águila, San Mateo y el ángel, San Lucas y el buey y San Marcos y el león.

El resto de la decoración hace referencia tanto a la patrona como a la Eucaristía, puesto que desde antiguo esta estancia se dedicó a Santa Marta y a la Comunión. Únicamente se encuentra la firma de autor en los dos lienzos laterales del altar en los que el pintor Remigio Soler representó los pasajes de “Cristo en casa de Marta” y la “Resurección de Lázaro”.

Los grandes lienzos de los muros laterales de la capilla, cuyo autor no se identifica, están dedicados a dos importantes hitos de la historia de La Vila, relacionados con la patrona: en el de la derecha se representa el fallido desembarco de la gran flota berberisca comandada por el Arráez Salah, el día 29 de julio de 1538, y que originó el patronazgo de la santa del día, Santa Marta, a la que se pidió protección.

El lienzo de la pared izquierda refleja el milagro conocido como ‘lágrimas de Santa Marta’, acontecido el 8 de mayo de 1653, cuando la imagen de madera, según acta notarial, lloró durante dos horas, coincidiendo con la firma por Felipe IV de la autorización para construir un pantano en Relleu, destinado a regar la huerta de Villajoyosa en una época de graves sequías como fue el siglo XVII.

Share

Comentarios

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta noticia. No permitiremos insultos ni palabras ofensivas . Gracias por colaborar.