Hasta el 19 de marzo , la pintura de la “Diosa Erató” se expone en la Casa Museo La Barbera dels Aragonés

La Concejalía de Cultura del Ayuntamiento expone por primera vez al público la figura de Erató, una de las cuatro Diosas del Mercantil, que conforman la serie de figuras mitológicas griegas pintadas al temple en 1909, en un reservado del antiguo Café Mercantil. Las diosas decoraban las paredes de una pequeña habitación de la primera planta, donde los técnicos del Museo Municipal las hallaron en 2006, ocultas bajo papel pintado.

La Diosa Erató se exhibe en la Casa Museo la Barbera dels Aragonés desde hoy (viernes, 11 de marzo) y hasta el próximo sábado, 19 de marzo.

La concejala de Cultura, Loli Such, ha explicado que “las figuras de las diosas se restauraron durante 2009, gracias a una subvención del Ministerio de Cultura, y se han trasladado recientemente al Museo de La Vila Joiosa desde diferentes laboratorios. La figura de Erató se ha restaurado concretamente en las instalaciones de restauración de pintura mural de Penyeta Roja (Castellón) del IVCR (Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales)”.

Un reservado con ambiente envolvente
Las cuatro pinturas creaban un ambiente envolvente, muy propio de la época: un reservado propio de los ambientes masculinos de los clubes sociales o casinos de un cierto nivel (como lo fue el Mercantil) en el s. XIX y comienzos del XX en Europa, lugares en los que se hacían reuniones políticas y sociales, se realizaban tertulias, se jugaba, se fumaba… Estos lugares solían estar decorados con escenas frecuentemente sacadas de la mitología clásica, con tintes eróticos, como estas figuras femeninas semidesnudas, según la información facilitada por el Museo de La Vila.

En el Mercantil se han tomado durante un siglo y medio decisiones muy importantes en la historia local, aunque es especialmente conocido por ser la cuna del nardo, la bebida típica de las Fiestas de Moros y Cristianos de Villajoyosa.

El Mercantil se construyó hacia 1860, al comienzo del nuevo ensanche de Villajoyosa: la calle de Colón. En aquella época Villajoyosa era una ciudad cosmopolita que poseía la segunda matrícula naval de España.

Delicado proceso de restauración
De las cuatro diosas, Erató era la única que no estaba pintada sobre un fino muro de tabiquería, sino sobre una gruesa pared maestra de piedra, y por tanto no se podían cortar trozos de muro para después ensamblarlos, como en las otras. Por ello, el departamento de restauración del Museu de La Vila Joiosa extrajo sólo la película de pintura con las dos capas de yeso sobre las que se encontraba, protegiéndola antes con una capa de papel japonés impregnado en una resina acrílica (Paraloid B72).

En el IVCR, una vez restaurada la obra, se han ensamblado los fragmentos y se han fijado sobre un soporte de mortero de reposición, fijado con resina epoxi sobre Aerolam, una plancha ligera y ultrarresistente a base de aluminio y resinas que se utiliza en la industria aeroespacial.

El trabajo de investigación realizado por los alumnos del Instituto Malladeta de Villajoyosa en 2009, dentro de la asignatura Taller Monográfico de Investigación (TMI’09), permitió identificar la escena como el dios Eros (el Amor) besando a la musa Erató. Erató (en griego, Ερατώ “La amable” o “La amorosa”) es la musa de la poesía (especialmente la de amor) y tiene un fuerte componente erótico.

Desde el Renacimiento se la representa con una corona de mirto y rosas que apreciamos en la figura del Mercantil y, frecuentemente, con una pequeña lira en las manos, aunque esta figura no la lleva. Como en este caso, le suele acompañar Eros, dios de la atracción sexual y el Amor.

El mirto (o arrayán) y las rosas rojas de la corona son características de la diosa del Amor, Afrodita (la Venus romana), madre de Eros. Venus regaló al mirto su agradable perfume por esconderla en una ocasión de unos sátiros (seres con torso humano y patas de cabra) que la acosaban; y los antiguos decían que las rosas habían brotado por primera vez en un rosal de las gotas de sangre del pie de Afrodita, cuando la diosa se pinchó en un pie con sus espinas. Desde entonces, la rosa roja es símbolo de la pasión amorosa.

Share

Comentarios

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta noticia. No permitiremos insultos ni palabras ofensivas . Gracias por colaborar.