En el Pleno del pasado jueves se solicitó la declaración del “Desembarc” de Villajoyosa, como Bien de Interés Cultural

El equipo de Gobierno local junto a todos los grupos de la oposición del Ayuntamiento de La Vila Joiosa elevaron al Pleno Ordinario de ayer (jueves, 16 de diciembre) la propuesta conjunta para declarar el acto del Desembarc, acto central de las Fiestas de Moros y Cristianos de la localidad, declaradas de Interés Turístico Internacional, como Bien de Interés Cultural ante la Conselleria de Cultura de la Generalitat Valenciana.

Villajoyosa El Desembarco

El Desembarco tiene lugar en la madrugada del 27 al 28 de julio, congregando a cerca de 15.000 espectadores en la Playa Centro de La Vila, concretamente en el área frente a la Costera de la Mar. Un total de 35 embarcaciones (25 embarcaciones de festers y 10 de refuerzos, seguridad, comunicación y pirotecnia) y cerca de 4.000 festers de las 22 compañías de moros y cristianos participan en uno de los actos más espectaculares de las Fiestas Patronales que, en honor a Santa Marta, se celebran en La Vila entre el 24 y el 31 de julio.

El Desembarco rememora los hechos ocurridos en 1538, cuando Santa Marta, patrona de La Vila, ayudó a los defensores de la ciudad, a través de un temporal, para que ésta no fuera arrasada y saqueada por los piratas berberiscos, al mando de Solimán el Magnífico.

Valores culturales y patrimoniales del “Desembarc”

El Desembarc es un acto único y original dentro del ámbito de las Fiestas de Moros y Cristianos más antiguas, así como un acto representativo de la cultura tradicional valenciana y que encierra valores que le hacen merecedor de la más alta protección como Patrimonio Cultural; por ello, el consistorio vilero insta a la Conselleria de Cultura para que ésta tramite el correspondiente procedimiento para declarar este acto como BIC.

Gracias al acto del “Desembarc”, las Fiestas de Moros y Cristianos de La Vila fueron distinguidas con el Interés Turístico Internacional; junto con Alcoy, son las dos únicas Fiestas de este ámbito que cuentan con tan prestigiosa calificación.

El “Desembarc” de La Vila representa el auténtico origen de las Fiestas de Moros y Cristianos, es decir, las desfiladas de compañías de milicias locales en la época de desembarcos de corsarios berberiscos, durante la Edad Moderna. Además, se trata de un acto único en las Fiestas de Moros y Cristianos que se celebran en toda la geografía española, un hecho diferenciador de gran impacto cultural y turístico, ampliamente conocido dentro y fuera de nuestras fronteras.

El Desembarc se desenvuelve en un entorno de tres bienes de interés cultural de la localidad, como son las murallas Renacentistas, el Conjunto Histórico del Casco Antiguo y la Iglesia-Fortaleza de Nuestra Señora de la Asunción. Y se trata de uno de los actos originales más antiguos, espectaculares y singulares que se conservan en el ámbito de estas fiestas, que en las últimas décadas ha sido imitado en otras ciudades costeras.

Gracias a esta representación las Fiestas de Moros y Cristianos de La Vila, en honor a Santa Marta, han obtenido diferentes galardones turísticos y culturales como su declaración de Interés Turístico Internacional, el Premio de Conservación y Restauración del Patrimonio Intangible 2008 otorgado por el Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio (CICOP) y el Premio al Mérito Turístico de la Diputación de Alicante.

El gran decorado del “Desembarc”

La música y los fuegos artificiales, que están perfectamente coordinados con cada momento del combate, son dos elementos esenciales del Desembarco, al igual que la aparición de Santa Marta, cuya silueta se dibuja con fuegos artificiales al mismo tiempo que una voz en off rememora la historia de La Vila. Toda la batalla naval se cubre con la luz de seis focos, de 8.000 vatios de potencia, que iluminan a ras del mar creando una sensación visual muy especial. Se trata de los focos más grandes del mundo, están completamente robotizados y proyectan iluminación de diferentes colores.

La noche del Desembarco, La Vila se tiñe de fuego con más de 1.200 antorchas. La zona de la Playa Centro en la que se desarrolla todo el espectáculo se atavía con 54 candelabros y 200 metros de guirnaldas de fuego, además de los estandartes cristianos que describen el campamento de los de la Cruz. El castillo también se decora con cerca de 20 lámparas, junto a las 18 antorchas que alumbran el Paseo Marítimo. Y la Torre de la Iglesia se ve totalmente iluminada desde el mar, ya que está rodeada de antorchas en llamas.

Share

Comentarios

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta noticia. No permitiremos insultos ni palabras ofensivas . Gracias por colaborar.