Camí del Peix : el camino entre Villajoyosa y Alcoy, una ruta histórica trascendental

January 28, 2014 por  
Guardado en Fiestas & Cultura & Turismo & Deportes

El trabajo de Fin de Máster (TFM) del Máster Universitario en Arqueología Profesional y Gestión del Patrimonio de la Universidad de Alicante, titulado “El Camí del Peix: aportaciones para la localización y puesta en valor de una ruta histórica estratégica”, realizado por Miguel Ángel Pérez Serrano bajo la dirección del Dr. Antonio Espinosa, director de Vilamuseu (Red de Museos y Monumentos de Villajoyosa), rescata por primera vez el trazado completo de un camino histórico estratégico.

Antonio Espinosa y Migule Pérez

Este camino conectaba ya en época ibérica, hace más de veinte siglos, dos ciudades ibéricas que eran el centro de sus respectivas comarcas naturales: la de Villajoyosa, en la costa, con la de Alcoy, al interior. Así lo demuestra, según Pérez, la situación de varios poblados (oppida) junto al camino en lugares estratégicos de Villajoyosa, Orxeta o Relleu.

Según este investigador, en la Edad Media, el camino fue una ruta de acceso principal de las tropas cristianas hacía los lugares sublevados en las revueltas del caudillo islámico Al-Azraq en las comarcas del Alcoià y el Comtat, y el castillo de Relleu constituyó un importante punto de control militar.

Entre los siglos XVI y XVIII, época moderna, ante los numerosos ataques perpetrados por los piratas berberiscos, las tropas acantonadas en Alcoy utilizaron esta ruta para desplazarse a defender la villa real de La Vila Joiosa, pieza clave del sistema anticorsario del Reino.

Durante la Guerra de la Independencia fueron numerosas las tropas, tanto españolas como francesas, que utilizaron esta ruta para llegar a Alcoy. En Relleu, a medio camino entre Alcoy y la Vila, el ejército imperial situó un punto de control para interceptar los movimientos entre ambas ciudades, y controlar de cerca Villajoyosa, un importante enclave antinapoleónico. De hecho, la división española que pasó de Villajoyosa a Alcoy en compañía de la del duque de Marlborough siguió este mismo camino. (Curiosamente, el nombre de este importante general inglés de la Guerra de Independencia, que anduvo por estas tierras, se deformó después en las canciones infantiles que lo recordaban, transformándose en “Mambrú”: “Mambrú se fue a la Guerra…”).

Pero el momento álgido de este camino fue el de las exportaciones de la industria alcoyana, una de las más importantes de España, hacia las colonias de Ultramar a raíz del decreto de la liberalización del comercio del año 1778, cuando Cádiz deja de ser el único puerto autorizado. Diariamente recorrían el camino hacia el puerto de la Vila dos mil caballerías cargadas con telas y papel de fumar, y regresaban con materias primas. El puerto de la Vila alcanzó la segunda matrícula naval de España y sus grandes goletas y pailebotes recorrían el mundo. La construcción del ferrocarril Alcoy-Gandía a finales del s. XIX y la nueva carretera a Alcoy por Sella provocaron la decadencia del camino, aunque durante la Autarquía, entre el final de la Guerra Civil española y principios de los años sesenta del siglo XX, se usó para el comercio de productos como carbón, leña o esparto, así como para el estraperlo.

Fue en esta aquella de esplendor del s. XIX cuando recibió el nombre de Camí del Peix, con el que popularmente es conocido. Se debe a que los arrieros de La Vila Joiosa, con sus caballerías cargadas de pescado fresco, subían a venderlo hasta Alcoi, Cocentaina y Xàtiva.

Con la utilización de los vehículos a motor y el desarrollo de las carreteras, este importante camino de herradura, apto solo para caballerías, perdió su utilidad primordial como vía de comunicación. Desapareció cubierto por la maleza, y en ocasiones destruido o sustituido por nuevas carreteras, o indebidamente vallado, labrado o cultivado, a pesar de su carácter público.

Concluye Pérez proponiendo la recuperación, acondicionamiento y puesta en valor del camino, en una necesaria colaboración entre los Ayuntamientos por los que discurre (Villajoyosa, Orxeta, Relleu, la Torre de les Maçanes, Penàguila, Benifallim y Alcoy), dados sus grandes valores culturales, naturales y paisajísticos. Su recorrido, de algio menos de 50 Km. lo situaría en parámetros de un sendero de pequeño recorrido (PR). El trabajo, que ha contado con la colaboración de Vilamuseu, la Red de Museos y Monumentos de Villajoyosa, se presentó recientemente ante el correspondiente tribunal del Máster, que le otorgó una de las más altas calificaciones.

Share

Comentarios

Nos encantaría conocer tu opinión. Por favor, procura que tus comentarios estén relacionados con esta noticia. No permitiremos insultos ni palabras ofensivas . Gracias por colaborar.